Solomillo de cerdo para navidad

Porchetta de lomo de cerdo

La Navidad en casa es una postal. Cada uno tiene un papel, como en una opereta teatral: todos tienen sus líneas o sus trajes de escena. Desde hace décadas hay los mismos olores, los crostini de hígado de pollo y las especias del panforte que rondan desde mediados de diciembre hasta la Epifanía del 6 de enero, las mismas discusiones que ya son una costumbre.

Llevo todo el año esperando ese momento en el que nos reunimos en el salón de mis padres, inmediatamente después del desayuno -alguno con una taza de café o una jarra de té caliente todavía en las manos- y justo antes de ir a la misa en nuestra iglesia rural. A menudo, todavía en pijama, abrimos nuestros regalos por turnos. Lo que me encanta es la sorpresa tranquila y la sensación de protección y seguridad, la sensación de estar en casa con las personas que quiero: la abuela suele estar lista para la misa, con una bata rosa envuelta sobre su ropa buena para no pasar frío. Mamá, que a las siete de la mañana ya ha planificado la comida y la cena y los desplazamientos de tropas y provisiones. Papá con su cámara en un trípode para filmar ese momento, todos los años, los ojos sorprendidos, el crujido del papel y las sonrisas soñolientas. Tenemos un archivo histórico de películas que se remonta a los años 80: tarde o temprano tendremos que verlas.

->  Receta tocino de cielo arguiñano

Solomillo de cerdo mediterráneo

La Navidad en casa es una postal. Cada uno tiene un papel, como en una opereta teatral: todos tienen sus líneas o sus trajes de escena. Desde hace décadas hay los mismos olores, los crostini de hígado de pollo y las especias del panforte que rondan desde mediados de diciembre hasta la Epifanía del 6 de enero, las mismas discusiones que ya son una costumbre.

Llevo todo el año esperando ese momento en el que nos reunimos en el salón de mis padres, inmediatamente después del desayuno -alguno con una taza de café o una jarra de té caliente todavía en las manos- y justo antes de ir a la misa en nuestra iglesia rural. A menudo, todavía en pijama, abrimos nuestros regalos por turnos. Lo que me encanta es la sorpresa tranquila y la sensación de protección y seguridad, la sensación de estar en casa con las personas que quiero: la abuela suele estar lista para la misa, con una bata rosa envuelta sobre su ropa buena para no pasar frío. Mamá, que a las siete de la mañana ya ha planificado la comida y la cena y los desplazamientos de tropas y provisiones. Papá con su cámara en un trípode para filmar ese momento, todos los años, los ojos sorprendidos, el crujido del papel y las sonrisas soñolientas. Tenemos un archivo histórico de películas que se remonta a los años 80: tarde o temprano tendremos que verlas.

Solomillo de cerdo envuelto en bacon epicurious

La cena del día de Navidad es posiblemente mi comida favorita para planificar y hacer cada año. Me encanta la sensación de elegancia y grandeza que transmite. El hecho de que la familia esté presente y de que nos quedemos hasta tarde charlando, comiendo y bebiendo vino… quizás demasiado de todo eso.

->  Pimientos piquillo rellenos frios

En los últimos años y este año, serviré un gran asado el día de Navidad. Me encanta el pavo y el jamón, pero también los preparo con la suficiente frecuencia durante el año como para no sentirnos perdidos. Una forma estupenda de crear una pieza central llamativa para la proteína principal es dejar el hueso. Este asado de cerdo al romero y al ajo, una receta de asado con hueso, sorprenderá a los invitados con su exterior crujiente y su suculento interior. Y usted se sentirá grandioso con la menor cantidad de trabajo posible.

Sé que manipular una pieza de carne de este tamaño puede ser desalentador. ¿Qué significa «Frenched»? ¿Cómo sé que no estoy sirviendo carne cruda? Todas estas preguntas son bastante normales – y yo misma las he tenido. Recomiendo encarecidamente el uso de un termómetro de carne (incluso uno muy barato de lectura instantánea hará maravillas) para asegurarse de que la carne está bien cocinada.

Cerdo de navidad

La cena del día de Navidad es posiblemente mi comida favorita para planificar y hacer cada año. Me encanta la sensación de elegancia y grandeza que transmite. El hecho de que la familia esté presente y de que nos quedemos hasta tarde charlando, comiendo y bebiendo vino… quizás demasiado de todo eso.

->  Cómo se hacen los buñuelos de bacalao

En los últimos años y este año, serviré un gran asado el día de Navidad. Me encanta el pavo y el jamón, pero también los preparo con la suficiente frecuencia durante el año como para no sentirnos perdidos. Una forma estupenda de crear una pieza central llamativa para la proteína principal es dejar el hueso. Este asado de cerdo al romero y al ajo, una receta de asado con hueso, sorprenderá a los invitados con su exterior crujiente y su suculento interior. Y usted se sentirá grandioso con la menor cantidad de trabajo posible.

Sé que manipular una pieza de carne de este tamaño puede ser desalentador. ¿Qué significa «Frenched»? ¿Cómo sé que no estoy sirviendo carne cruda? Todas estas preguntas son bastante normales – y yo misma las he tenido. Recomiendo encarecidamente el uso de un termómetro de carne (incluso uno muy barato de lectura instantánea hará maravillas) para asegurarse de que la carne está bien cocinada.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad