Patatas gajo al horno crujientes

Cuñas de patata roja

Esta es mi receta preferida para obtener unos trozos de patata crujientes y perfectos, horneados al estilo de los restaurantes. Son crujientes por fuera y esponjosas por dentro. Sólo necesitarás unos pocos ingredientes sencillos y estarán listos en un abrir y cerrar de ojos. Además: sólo necesitan una pequeña cantidad (1,5 – 2 cucharadas) de aceite.

Estas crujientes cuñas de patata hechas en el horno son mi mejor amigo cuando paso el rato en el sofá viendo una serie en Netflix. Las mojo preferentemente en mi «salsa de tomate casera mucho mejor que la comprada en la tienda» o en una rápida salsa barbacoa. ¿A quién quiero engañar? Saben muy bien con cualquier cosa.

Frota bien las patatas. No es necesario secarlas. Cortar las patatas en cuñas de tamaño uniforme a lo largo – dependiendo del tamaño de las patatas, entre 4 y 8 cuñas. Es fundamental que todas tengan más o menos el mismo tamaño, de lo contrario se hornearán de forma desigual.

Forrar una bandeja de horno grande (o dos más pequeñas) con papel pergamino y repartir las cuñas de manera uniforme. Yo utilizo 2 hojas de 14×11 pulgadas, 28×36 cm – es importante para que las cuñas de patata queden perfectamente crujientes que la hoja de hornear no esté llena.

Cuñas de patata al pimentón

PERO como todo, lo hecho en casa es mucho mejor. Siempre he notado que las congeladas tienen un ligero sabor amargo (también lo he notado con las Potato Gems / Tater Tots congeladas), ¿alguien más lo ha notado?

He jugado con varias mezclas de condimentos, pero siempre vuelvo a esta sencilla combinación que creo que se parece mucho a las cuñas condimentadas que se sirven en los bares y a las que se pueden conseguir en el supermercado.

Las cuñas de patata son muy sencillas de hacer, y además son más rápidas que las patatas fritas, ya que la patata se corta en trozos más grandes. Sólo hay que cortarlas en gajos, echarles aceite y el condimento, y hornearlas durante 35 minutos hasta que estén crujientes.

Encontrarás recetas «por ahí» que juran todo tipo de métodos para conseguir cuñas de patata al horno súper crujientes, desde remojarlas en agua hasta espolvorearlas con sémola, pasando por precalentar el aceite en el horno antes de añadir las cuñas, como hago yo con las patatas asadas increíblemente crujientes.

Pero para nosotros, los australianos, no podemos pasar de la crema agria y la salsa de chile dulce. De hecho, si pides cuñas en un bistró, la crema agria y el chile dulce son las salsas que se sirven por defecto – ¡tienes que pedirlas si NO las quieres!

Cómo hacer cuñas de patata en el horno

PERO como todo, lo hecho en casa es mucho mejor. Siempre he notado que las congeladas tienen un ligero sabor agrio (también lo he notado con las Potato Gems / Tater Tots congeladas), ¿alguien más lo ha notado?

He jugado con varias mezclas de condimentos, pero siempre vuelvo a esta sencilla combinación que creo que se parece mucho a las cuñas condimentadas que se sirven en los bares y a las que se pueden conseguir en el supermercado.

Las cuñas de patata son muy sencillas de hacer, y además son más rápidas que las patatas fritas, ya que la patata se corta en trozos más grandes. Sólo hay que cortarlas en gajos, echarles aceite y el condimento, y hornearlas durante 35 minutos hasta que estén crujientes.

Encontrarás recetas «por ahí» que juran todo tipo de métodos para conseguir cuñas de patata al horno súper crujientes, desde remojarlas en agua hasta espolvorearlas con sémola, pasando por precalentar el aceite en el horno antes de añadir las cuñas, como hago yo con las patatas asadas increíblemente crujientes.

Pero para nosotros, los australianos, no podemos pasar de la crema agria y la salsa de chile dulce. De hecho, si pides cuñas en un bistró, la crema agria y el chile dulce son las salsas que se sirven por defecto – ¡tienes que pedirlas si NO las quieres!

Cuñas de patata al horno

Esta es mi receta preferida para conseguir unas cuñas de patata perfectamente crujientes al horno, al estilo de los restaurantes. Quedan crujientes por fuera y esponjosas por dentro. Sólo necesitarás unos pocos y sencillos ingredientes y estarán listas en un abrir y cerrar de ojos. Además: sólo necesitan una pequeña cantidad (1,5 – 2 cucharadas) de aceite.

Estas crujientes cuñas de patata hechas en el horno son mi mejor amigo cuando paso el rato en el sofá viendo una serie en Netflix. Las mojo preferentemente en mi «salsa de tomate casera mucho mejor que la comprada en la tienda» o en una rápida salsa barbacoa. ¿A quién quiero engañar? Saben muy bien con cualquier cosa.

Frota bien las patatas. No es necesario secarlas. Cortar las patatas en cuñas de tamaño uniforme a lo largo – dependiendo del tamaño de las patatas, entre 4 y 8 cuñas. Es fundamental que todas tengan más o menos el mismo tamaño, de lo contrario se hornearán de forma desigual.

Forrar una bandeja de horno grande (o dos más pequeñas) con papel pergamino y repartir las cuñas de manera uniforme. Yo utilizo 2 hojas de 14×11 pulgadas, 28×36 cm – es importante para que las cuñas de patata queden perfectamente crujientes que la hoja de hornear no esté llena.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad