disyuntor

En ingeniería eléctrica, máquina eléctrica es un término general para las máquinas que utilizan fuerzas electromagnéticas, como los motores eléctricos, los generadores eléctricos y otros. Son convertidores electromecánicos de energía: un motor eléctrico convierte la electricidad en energía mecánica, mientras que un generador eléctrico convierte la energía mecánica en electricidad. Las partes móviles de una máquina pueden ser rotativas (máquinas rotativas) o lineales (máquinas lineales). Además de los motores y los generadores, una tercera categoría que se suele incluir son los transformadores, que aunque no tienen partes móviles también son convertidores de energía, ya que cambian el nivel de tensión de una corriente alterna[1].

Las máquinas eléctricas, en forma de generadores, producen prácticamente toda la energía eléctrica de la Tierra, y en forma de motores eléctricos consumen aproximadamente el 60% de toda la energía eléctrica producida. Las máquinas eléctricas se desarrollaron a partir de mediados del siglo XIX y desde entonces han sido un componente omnipresente de la infraestructura. El desarrollo de una tecnología de máquinas eléctricas más eficiente es crucial para cualquier estrategia global de conservación, energía verde o energía alternativa.

función del interruptor de encendido/apagado del motor

Los contactos de enclavamiento instalados en el circuito de control del motor de la sección anterior funcionan bien, pero el motor sólo funcionará mientras se mantenga pulsado cada pulsador. Si quisiéramos mantener el motor en funcionamiento incluso después de que el operador retire su mano del interruptor(es) de control, podríamos cambiar el circuito de un par de maneras diferentes: podríamos reemplazar los interruptores de botón por interruptores de palanca, o podríamos añadir algo más de lógica de relé para “bloquear” el circuito de control con una sola actuación momentánea de cualquiera de los interruptores. Veamos cómo se implementa el segundo enfoque, ya que se utiliza comúnmente en la industria:

Cuando se acciona el pulsador “Adelante”, M1 se energiza, cerrando el contacto auxiliar normalmente abierto en paralelo con ese interruptor. Cuando se suelta el pulsador, el contacto auxiliar M1 cerrado mantendrá la corriente en la bobina de M1, enclavando así el circuito de “Avance” en estado “on”. Lo mismo ocurrirá cuando se presione el pulsador de “Reversa”. Estos contactos auxiliares paralelos se denominan a veces contactos de sellado, ya que la palabra “sellado” significa esencialmente lo mismo que la palabra bloqueo. Sin embargo, esto crea un nuevo problema: ¡cómo parar el motor! Tal y como existe el circuito ahora mismo, el motor funcionará hacia delante o hacia atrás una vez que se pulse el pulsador correspondiente y seguirá funcionando mientras haya energía. Para detener cualquiera de los dos circuitos (hacia adelante o hacia atrás), necesitamos algún medio para que el operador interrumpa la alimentación de los contactores del motor. Llamaremos a este nuevo interruptor, Stop:

función del circuito del motor

Danés, físico y químico; fue el primero en observar que la aguja de una brújula se desviaba del norte magnético cuando se conectaba y desconectaba una corriente eléctrica procedente de una pila, lo que confirmó una relación directa entre la electricidad y el magnetismo[3][4][5][6].

Físico húngaro, padre olvidado de la dinamo y el motor eléctrico; inventó la primera máquina electromecánica rotativa conmutada con electroimanes[3][5]. En 1828, Jedlik demostró el primer dispositivo que contenía los tres componentes principales de los motores de corriente continua prácticos: el estator, el rotor y el conmutador[10][11][12][13][14][15][16].

Alemán-ruso, ingeniero y físico; construyó un motor de 15 vatios en 1834 presentado a la Academia de Ciencias de París con detalles publicados en 1835; demostró el primer uso del motor eléctrico para propulsar un barco; primer motor eléctrico rotativo realmente útil.[3][5][6][18][20]

Belga, ingeniero; desarrolló el motor de anillo de ancla que resolvió el problema de la corriente continua pulsante de la armadura de doble T; en la exposición de Viena, demostró con gran efecto la capacidad de transmisión entre el generador y el motor a 1 km de distancia[3][6].

circuito de motor cerebro

Un motor eléctrico es una máquina eléctrica que convierte la energía eléctrica en energía mecánica. La mayoría de los motores eléctricos funcionan a través de la interacción entre el campo magnético del motor y la corriente eléctrica en un bobinado de alambre para generar fuerza en forma de par aplicado en el eje del motor. Los motores eléctricos pueden ser alimentados por fuentes de corriente continua (CC), como las baterías o los rectificadores, o por fuentes de corriente alterna (CA), como una red eléctrica, inversores o generadores eléctricos. Un generador eléctrico es mecánicamente idéntico a un motor eléctrico, pero funciona con un flujo de potencia inverso, convirtiendo la energía mecánica en energía eléctrica.

Los motores eléctricos pueden clasificarse por consideraciones como el tipo de fuente de energía, la construcción interna, la aplicación y el tipo de salida de movimiento. Además de los tipos de CA y CC, los motores pueden ser de escobillas o sin escobillas, pueden ser de distintas fases (véase monofásico, bifásico o trifásico) y pueden estar refrigerados por aire o por líquido.

Los motores de uso general con dimensiones y características estándar proporcionan una potencia mecánica conveniente para el uso industrial. Los motores eléctricos más grandes se utilizan para la propulsión de barcos, la compresión de tuberías y las aplicaciones de almacenamiento por bombeo, con potencias que alcanzan los 100 megavatios. Los motores eléctricos se encuentran en ventiladores, sopladores y bombas industriales, máquinas herramienta, electrodomésticos, herramientas eléctricas y unidades de disco. Los motores pequeños pueden encontrarse en los relojes eléctricos. En algunas aplicaciones, como en el frenado regenerativo con motores de tracción, los motores eléctricos pueden utilizarse en sentido inverso como generadores para recuperar la energía que de otro modo se perdería en forma de calor y fricción.