Calamares rellenos a la andaluza

receta de calamares rellenos al estilo chino

Algunos dicen que esta receta es originaria de Amalfi y sus alrededores, mientras que otros sostienen que el nombre simplemente representa los sabores mediterráneos que presenta. Lo único cierto es que los calamares rellenos al estilo de Amalfi son un sabroso plato principal de pescado perfecto para cualquier ocasión. Ya hemos hecho calamares rellenos de diversas formas, como con cuscús, a la andaluza con cebolla y azafrán, y con escarola, todas ellas suculentas variaciones que han resultado ser un gran éxito, y esta nueva receta no es diferente. Una suave y delicada mezcla de patatas, calabacín, alcaparras, aceitunas y ralladura de limón constituye el relleno perfecto para este molusco tan versátil. Asegúrese de tener a mano unas cuantas rebanadas de pan, porque no podrá resistirse a absorber el jugo de la cocción.

Para preparar los calamares rellenos al estilo de Amalfi, comience por hervir las patatas en una cacerola con abundante agua. Una vez que empiecen a hervir, cocínelas durante 30-50 minutos, dependiendo del tamaño. Acuérdate de probarlas con un tenedor, y si las puntas se deslizan con facilidad es que están cocidas 1. Mientras tanto, limpia los calamares. Quita la pluma 2 y el mechón de tentáculos para poder sacar también el interior 3,

calamares rellenos de chorizo

A pesar de haberse convertido en una receta clásica con el paso de los años, esta sigue siendo una receta un poco inusual. Principalmente por un par de anomalías que la convierten en la interesante receta que es. Una es la mezcla de carne y marisco. La otra es la improbable mezcla de las cocinas catalana y vasca.

La combinación de carne y marisco en una misma receta es una práctica tradicional en Cataluña desde hace mucho tiempo. Los catalanes lo llaman ‘mar i muntanya’ (mar y montaña) y no es otra cosa que la versión local de un ‘surf n’ turf’. Si te interesa saber más sobre este tipo de recetas, puedes hacerlo aquí.

La segunda peculiaridad es la mezcla de lo que podemos considerar una forma de cocinar muy catalana con una de las preparaciones vascas por excelencia, la salsa vizcaína. No sabemos cómo se produjo este primer ejemplo de cocina de «fusión». Pero hay algo maravillosamente épico en el Atlántico y el Mediterráneo, ambos reunidos en la misma olla para crear algo extraordinario.

calamares rellenos a la portuguesa

A pesar de haberse convertido en una receta clásica con el paso de los años, esta sigue siendo una receta un poco inusual. Principalmente por un par de anomalías que la convierten en la interesante receta que es. Una es la mezcla de carne y marisco. La otra es la improbable mezcla de las cocinas catalana y vasca.

La combinación de carne y marisco en una misma receta es una práctica tradicional en Cataluña desde hace mucho tiempo. Los catalanes lo llaman ‘mar i muntanya’ (mar y montaña) y no es otra cosa que la versión local de un ‘surf n’ turf’. Si te interesa saber más sobre este tipo de recetas, puedes hacerlo aquí.

La segunda peculiaridad es la mezcla de lo que podemos considerar una forma de cocinar muy catalana con una de las preparaciones vascas por excelencia, la salsa vizcaína. No sabemos cómo se produjo este primer ejemplo de cocina de «fusión». Pero hay algo maravillosamente épico en el Atlántico y el Mediterráneo, ambos reunidos en la misma olla para crear algo extraordinario.

calamares rellenos al estilo siciliano

Los calamares suelen tener la mala fama de ser duros y masticables. Esto se debe más a una mala manipulación que a otra cosa. Cuando se compran frescos (nunca compre anillos precortados), y se cocinan adecuadamente, la carne es suave y se derrite con una delicada dulzura. Intente comprar las capuchas enteras y limpiarlas usted mismo, ya que la calidad es casi siempre mejor. Y no tire los tentáculos, le irán muy bien al relleno. Córtalos en rodajas finas y cocínalos en un poco de aceituna durante 1-2 minutos antes de mezclarlos con el cuscús preparado.

Las temperaturas del horno son para el convencional; si se utiliza el ventilador (convección), reducir la temperatura en 20˚C. | Utilizamos cucharadas y tazas australianas: 1 cucharadita equivale a 5 ml; 1 cucharada equivale a 20 ml; 1 taza equivale a 250 ml. | Todas las hierbas son frescas (a menos que se especifique) y las tazas están ligeramente envasadas. | Todas las verduras son de tamaño medio y están peladas, a menos que se especifique. | Todos los huevos son de 55-60 g, a menos que se especifique.

Para hacer la salsa romesco, coloque las almendras en un pequeño procesador de alimentos y procéselas hasta que estén bien picadas. Añadir los pimientos del piquillo, el ajo, el aceite de oliva y la mitad del perejil y el pimentón. Sazonar al gusto y procesar hasta que esté suave. Añada suficiente zumo de limón para equilibrar el sabor, unas 3-4 cucharaditas. Transfiera la mezcla a una cacerola pequeña, póngala a fuego lento y déjela cocer durante 5 minutos. Rectificar la sazón añadiendo más zumo de limón al gusto.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad