No digo que sea una conspiracion pero es una conspiracion

Quassim cassam | tedxwarwick

La pandemia de coronavirus ha provocado un aumento de las teorías conspirativas perjudiciales y engañosas, que se han difundido sobre todo en Internet. Para hacer frente a esta tendencia, la Comisión Europea y la UNESCO publican una serie de diez infografías educativas que ayudan a los ciudadanos a identificar, desmentir y contrarrestar las teorías conspirativas.

La mayoría cree que son ciertas. Otras quieren provocar, manipular o dirigirse deliberadamente a la gente por razones políticas o financieras. Cuidado: Pueden provenir de muchas fuentes, como Internet, amigos o familiares.

Las conspiraciones reales, grandes y pequeñas, existen. Suelen estar centradas en hechos aislados y autónomos o en un individuo, como un asesinato o un golpe de Estado. Las desvelan los denunciantes y los medios de comunicación, utilizando hechos y pruebas verificables.

¿Busca una conspiración real? En 2006, el Tribunal de Distrito de Washington DC (EE.UU.) dictaminó que las principales compañías de cigarrillos eran culpables de conspiración. Durante décadas, han ocultado las pruebas de los riesgos para la salud que conlleva el tabaquismo para promover mayores ventas. (LA Times, 2006)

Trump habla del movimiento de teoría de la conspiración qanon

El Ojo de la Providencia, o el ojo de Dios que todo lo ve, visto aquí en el billete de 1 dólar, ha sido tomado por algunos como evidencia de una conspiración que involucra a los fundadores de los Estados Unidos y a los Illuminati[1]: 58 [2]: 47-49

Una teoría de la conspiración es una explicación de un acontecimiento o situación que invoca una conspiración de grupos siniestros y poderosos, a menudo de motivación política,[3][4][5] cuando otras explicaciones son más probables[3][6][7] El término tiene una connotación negativa, que implica que la apelación a una conspiración se basa en prejuicios o en pruebas insuficientes. [8] Una teoría de la conspiración no es lo mismo que una conspiración; en su lugar, se refiere a una hipótesis de conspiración con características específicas, como la oposición al consenso principal entre aquellas personas (como científicos o historiadores) que están cualificadas para evaluar su exactitud[9][10].

Las teorías conspirativas se resisten a la falsificación y se refuerzan mediante un razonamiento circular: tanto las pruebas en contra de la conspiración como la ausencia de pruebas a favor se reinterpretan como pruebas de su verdad,[8][12] por lo que la conspiración se convierte en una cuestión de fe más que en algo que se pueda demostrar o refutar. [Algunos investigadores sugieren que la ideación conspiracionista -la creencia en las teorías de la conspiración- puede ser psicológicamente perjudicial o patológica[14][15] y que está correlacionada con un pensamiento analítico inferior, una inteligencia baja, la proyección psicológica, la paranoia y el maquiavelismo. [16] Los psicólogos suelen atribuir la creencia en teorías conspirativas y la búsqueda de una conspiración donde no la hay a una serie de condiciones psicopatológicas como la paranoia, la esquizotipia, el narcisismo y el apego inseguro,[9] o a una forma de sesgo cognitivo llamado «percepción de patrones ilusorios». [17] [18] Sin embargo, el consenso científico actual sostiene que la mayoría de los teóricos de la conspiración no son patológicos, precisamente porque sus creencias se basan, en última instancia, en tendencias cognitivas que están neurológicamente programadas en la especie humana y que probablemente tienen un profundo origen evolutivo, incluidas las inclinaciones naturales hacia la ansiedad y la detección de la agencia[9].

Alex jones de ‘infowars’, las teorías de la conspiración y trump

Jovan Byford no trabaja, asesora, posee acciones o recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

Cualquiera que se comprometa de forma crítica con el fenómeno de las teorías conspirativas pronto se encuentra con un enigma. Las conspiraciones reales ocurren con bastante regularidad. Los asesinatos políticos, los escándalos y encubrimientos, los atentados terroristas y gran parte de la actividad gubernamental cotidiana implican la connivencia de múltiples personas en el intento de lograr un resultado deseado.

Esto plantea una cuestión crucial. ¿Cómo diferenciamos entre los auténticos complots y conspiraciones y los que solemos asociar con el término «teoría de la conspiración», es decir, una forma de pensar errónea o equivocada? ¿Cómo sabemos, por ejemplo, cuándo las preguntas sobre los orígenes del coronavirus son preocupaciones legítimas y cuándo deben descartarse como una teoría de la conspiración?

Este artículo forma parte de una serie vinculada a la Guía del experto en teorías de la conspiración, una serie del podcast The Anthill de The Conversation. Escúchalo aquí, en Apple Podcasts o Spotify, o busca The Anthill dondequiera que consigas tus podcasts.

Bill burr sobre las teorías de la conspiración antivacunas – conan en tbs

Entonces, un día, una esclava se acercó a un curule aedile -una especie de magistrado- y le insinuó que podría saber el motivo. La chica condujo a un equipo de investigadores a varias casas, donde afirmó que encontrarían una alianza de mujeres de clase alta que preparaban venenos en secreto. Y así fue.

Desgraciadamente, dos de las sospechosas aceptaron y cayeron muertas. A continuación se produjeron detenciones masivas y se descubrió que otras 170 mujeres estaban implicadas. El incidente fue un gran escándalo. A raíz de ello, el pueblo de Roma eligió a un funcionario para que realizara un ritual de destierro del mal, una táctica que hasta entonces sólo se había utilizado como último recurso después de disturbios civiles extremos.

O, al menos, esta es la versión de los hechos que recogió diligentemente el respetado historiador Livio, que nació unos cientos de años después. Pero él no estaba convencido de que las mujeres fueran realmente responsables, como tampoco lo están los expertos actuales. En cambio, Livio apuntó a una explicación mucho más racional: una epidemia.

En aquella época, la ciudad estaba afectada por una plaga desconocida, una causa común de muerte en el mundo clásico. Los envenenamientos masivos, en cambio, eran inéditos. El caso comentado por Livio era el primero de este tipo, y todo el asunto había sorprendido a los ciudadanos romanos como algo claramente extraño.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad