mapa de la zona de bajas emisiones de madrid

Llegan los cambios en las pegatinas de la DGT  Uno de los cambios que está estudiando el gobierno es que la tecnología microhíbrida podría dejar de tener la etiqueta ECO, ya que esta tecnología no mueve realmente las ruedas del vehículo. Es posible que uno de los requisitos del gobierno para la etiqueta ECO sea que el vehículo sea impulsado por tecnología 100% eléctrica, aunque sea por un corto periodo de tiempo.

La etiqueta D podría ser muy interesante, ya que agruparía a la gran mayoría de los vehículos electrificados que emiten CO2 a la atmósfera. Queda por ver qué principios determinarán esta nueva clasificación.

Otra solución viable es obligar a conducir en modo eléctrico la mayor parte del tiempo, lo que permitiría obtener la etiqueta Cero o ECO. Para identificar a estos vehículos, el Gobierno colocaría una señal luminosa en el interior de los vehículos para que los agentes de seguridad puedan identificar cómo circulan estos coches.

Según la DGT, la fecha elegida para la aplicación de estos cambios es junio de este año. A partir de entonces, y dos años después de la implantación de este sistema, conoceremos los primeros cambios de una normativa que no va a gustar nada a los nuevos usuarios de coches electrificados.

zbe barcelona español

La Oficina de Administración de Precios de Estados Unidos (OPA) racionó la gasolina el 15 de mayo de 1942 en la costa este, y en todo el país ese diciembre para ayudar en el esfuerzo de guerra que creó una escasez masiva y emitió una variedad de pegatinas para identificar a los usuarios y controlar la cantidad de gasolina utilizada.

Las pegatinas debían colocarse en el parabrisas del coche, según las necesidades. Para obtener la clasificación y los sellos de racionamiento, había que certificar ante una junta local que se necesitaba gasolina y que no se poseían más de cinco neumáticos.

La pegatina “C” se expedía principalmente a los profesionales, médicos, enfermeros, dentistas, ministros, sacerdotes, repartidores de correo, embalsamadores, trabajadores del campo, trabajadores de la construcción o del mantenimiento, soldados y fuerzas armadas que iban al servicio, y varios otros.

En realidad, ésta fue más utilizada que la pegatina “A”, que es la que más se ve hoy en día, simplemente porque era más grande. Inmediatamente después de la guerra, se eliminó rápidamente del parabrisas, ya que revelaba la ocupación exacta de los profesionales que no deseaban que se revelara su ocupación en sus coches.

cómo obtener el certificado euro 4

Las marcas de ángulo muerto en los camiones son obligatorias desde principios de este año en Francia. Ahora la DGT española ha decidido introducir una pegatina similar. Sin embargo, a diferencia de los franceses, los españoles, de momento, sólo recomiendan colocar pegatinas de advertencia. Por lo tanto, no hay multa por su ausencia.

Tal y como explica la Dirección, los ángulos muertos son el principal motivo de las situaciones más peligrosas en las carreteras en las que se ven involucrados furgonetas, camiones o autobuses. Por ello, la DGT ha publicado las instrucciones especiales que se aplican actualmente, entre las que se encuentra el uso de una pegatina que indique el ángulo muerto.

Cada tipo de vehículo tiene su propia pegatina, que debe estar homologada y tener una superficie reflectante, en amarillo, rojo, negro y blanco. Se diferencian no sólo en los pictogramas sino también en las dimensiones (en los vehículos más pequeños son más pequeñas).

pegatinas ecológicas españa

Inglés Inglés Árabe Albanés Vasco Búlgaro Catalán Croata Checo Danés Neerlandés Estonio Finlandés Francés Gallego Alemán Griego Húngaro Irlandés Islandés Italiano Letón Lituano Maltés Noruego Polaco Portugués Rumano Eslovaco Esloveno Español Sueco Turco Ucraniano Galés

Inglés Alemán albanés árabe vasco búlgaro catalán croata checo danés neerlandés estonio finlandés francés gallego griego húngaro islandés irlandés italiano letón lituano maltés noruego polaco portugués rumano eslovaco español sueco turco ucraniano galés

->  Ya es viernes y el cuerpo lo sabe