Como saber si un coche de segunda mano esta bien

Carmax

Encontrar un coche usado sin problemas no tiene nada que ver con la suerte y sí con la aplicación de buenas habilidades de investigación y búsqueda. Saber detectar posibles problemas y determinar la fiabilidad de un vehículo usado puede evitarle costosos dolores de cabeza en el futuro. Los siguientes consejos pueden ayudarle a evitar un vehículo defectuoso y a encontrar un buen precio.

Investiga en Internet y comunícate con el vendedor por correo electrónico, teléfono o mensaje de texto. Ten en cuenta que algunos vendedores particulares no quieren que pruebes el vehículo ni que lo inspeccione un mecánico, así que tendrás que decidir si te parece bien. Si lo llevas a probar, pide al vendedor que limpie bien el coche antes de conducirlo.

La Comisión Federal de Comercio exige a los concesionarios que coloquen una Guía del Comprador en cada vehículo usado que se ponga a la venta. Suele estar pegada a un escaparate y debe contener cierta información, como por ejemplo si el vehículo se vende «tal cual» o con garantía, y qué porcentaje de los costes de reparación (si los hay) está obligado a pagar el concesionario. La información de la guía prevalece sobre cualquier disposición contraria del contrato de venta. En otras palabras, si la guía dice que el vehículo está cubierto por una garantía, el concesionario debe respetar esa garantía. Si se negocia algún cambio en la cobertura, la guía debe modificarse para reflejarlo antes de la venta.

Qué comprobar al comprar un coche nuevo

Si algunos de los pequeños detalles no coinciden, puedes pedirle al vendedor que te lo aclare: puede tratarse de un simple error. Pero si sospechas que el vendedor te ha dado datos falsos, no deberías comprar el coche.

Los vehículos deben pasar la ITV con regularidad para asegurarse de que son seguros para la carretera. Debes comprobar que las pruebas de la ITV se han realizado con regularidad a lo largo de la historia del coche (la mayoría de los coches de más de 3 años necesitan una prueba de la ITV cada año).

Pregunta al vendedor por las carencias de la ITV: no sigas adelante con el trato si desconfías del historial de la ITV. Es posible que un coche no haya necesitado la ITV si no se ha utilizado durante un periodo de tiempo y ha sido registrado como SORN (statutory off road notification).

Es una buena idea hacer una comprobación privada del historial (a veces llamada «comprobación de datos») del coche: te dará información valiosa sobre los problemas graves que pueda tener el coche. El coste es de hasta 20 euros.

Deberías concertar una cita para ver el coche a la luz del día, preferiblemente cuando esté seco, ya que es más difícil detectar los daños en el coche si está mojado. Es una buena idea reunirse con el vendedor privado en su casa para que, en caso de que algo vaya mal después de comprar el coche, tengas un registro de su dirección.

En qué hay que fijarse al comprar un coche en un concesionario

Comprar un coche de segunda mano puede ser muy estresante, pero si se es metódico no hay nada que temer. La clave es hacer una serie de comprobaciones básicas, cualquiera de las cuales pondrá de manifiesto si el coche es o no una apuesta segura. Así que si vas a ver un coche de segunda mano y te encuentras con alguna de estas señales de alarma, sal de allí de forma brusca o sabrás que no vas a tener más que problemas una vez que hayas entregado tu dinero.

Los coches modernos están construidos por robots con precisión guiada por láser, por lo que puedes esperar que los huecos entre los paneles sean ajustados y uniformes. Si no lo son, lo más probable es que el coche haya sido reparado desde que salió de la fábrica. Los huecos más probables son los del morro (parachoques, capó y aletas delanteras) o los de la parte trasera (maletero y aletas traseras).

Cuando se repara un coche después de un accidente, sólo se repintan algunas secciones. Esto significa que, en lugar de pintar todo el coche, sólo se pinta una parte. Así que la pintura se aplica hasta una línea de corte, como la costura de un panel o las gomas de sellado, para que no se vea la unión. Pero si se mira con atención, es posible que se vea la unión.

Cosas que hay que comprobar al comprar un coche de segunda mano

Comprar un coche, aunque sea de segunda mano, puede suponer un gran gasto. Si compras un coche de segunda mano a un concesionario, tienes derechos según la ley de consumidores.  Debe ser de una calidad razonable y aceptable teniendo en cuenta la edad, el coste y el historial del coche; debe ser apto para el uso y estar en condiciones de circular. También debe coincidir con la descripción del coche que se ha dado verbalmente, en un anuncio o en una página web.

Sin embargo, si compras un coche a un vendedor particular, no tienes derechos como consumidor, porque la persona que vende el coche no lo hace como comerciante. Al comprar a otro consumidor, siempre debes hacer que un mecánico revise el coche de forma independiente, ya que tendrás muy pocas opciones si algo va mal más adelante.

Por lo tanto, es importante que entiendas a quién le estás comprando. ¿Es un comerciante o un vendedor particular? Los comerciantes disfrazados son personas que se hacen pasar por vendedores particulares, pero que en realidad se ganan la vida vendiendo coches, normalmente por Internet. Algunos sitios web de mercados dan cierta información sobre el vendedor, por ejemplo, cuántos anuncios ha puesto en ese sitio. Si están vendiendo varios coches a la vez, esto podría indicar que son un comerciante encubierto y no un vendedor privado. La diferencia es importante cuando se trata de tus derechos como consumidor, si algo sale mal más adelante.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad